Inicio / DEPORTES / River fue una máquina, deslumbró en Avellaneda y aplastó a Racing 6-1

River fue una máquina, deslumbró en Avellaneda y aplastó a Racing 6-1

El Millonario pasó por arriba al último campeón de la Superliga con una victoria histórica. En el primer tiempo, el conjunto de Gallardo metió tres goles en dos minutos y medio.

El partido se jugó en Avellaneda

Lo que ocurrió este sábado por la noche quedará en la historia. En la tercera fecha de la Superliga, River pasó por arriba a Racing y le dio una paliza inolvidable: lo goleó 6 a 1 en Avellaneda, con goles de Rafael Santos Borré (en dos oportunidades), Matías Suárez, Ignacio Fernández, Nicolás De la Cruz e Ignacio Scocco. Augusto Solari marcó el único tanto de la Academia, a los dos minutos de juego. Leonardo Sigali se fue expulsado en el arranque del segundo tiempo.

River no le metía seis a Racing en Avellaneda desde octubre de 1962. El partido se disputó con el arbitraje de Patricio Loustau y se armó rápido. La visita inició las acciones, pero fue Racing el que golpeó primero. A los dos minutos, Solari le puso punto final a una buena jugada colectiva, con una participación clave de Lisandro López (que la dejó pasar) y un error en la última línea del Millonario.

A pesar de la derrota parcial, River estaba vivo. Daba la sensación de que el equipo de Marcelo Gallardo estaba listo para ir por el empate. El Millonario superó rápido el malestar por el gol: por delante tenía mucho tiempo como para torcer el resultado.

El tema es que Racing, el último campeón de la Superliga, no estaba dispuesto a darle ni siquiera un centímetro. Con ese 1-0, la Academia empezó a martillar en la zona media. La visita tenía que trabajar mucho como para cruzar ese territorio. Y con un problema: la Academia, cuando podía, también amenazaba con estirar la diferencia.

Racing llevó a River a un plano incómodo. El duelo era parejo, aunque con una diferencia: el gol marcado en el arranque le dio al local la posibilidad de manejar los tiempos. No estaba obligado a nada: la diferencia, a esa altura, era suya.

El equipo del Chacho Coudet marcaba con intensidad, pero los de Gallardo daban señales positivas. Había una diferencia evidente en la velocidad de juego: River volaba sobre la cancha. Y entonces llegó el minuto que cambió todo: a los 34 River rompió el partido. La estructura de la Academia se desmoronó. Lo que vino luego fue extraordinario.

En menos de tres minutos (exactamente 150 segundos), River metió tres goles, dos de Borré (el primero y el segundo) y uno de Suárez (el tercero), y sacudió a Racing, que quedó perdido, sin rumbo. El dominio del Millonario se tradujo al marcador. Fue un golpe feroz. Exequiel Palacios fue determinante en esa ráfaga.

Coudet trató de corregir los problemas con algunos cambios en el segundo tiempo. Lo que pasó, en verdad, fue que Racing seguía nervioso. Para peor, Sigali se fue expulsado por una patada muy dura y dejó a la Academia con diez jugadores.

A los 17, Pillud cometió un penal. Nacho Fernández lo cambió por gol y puso el cuarto de la visita. Todavía faltaba más: Nicolás De la Cruz y Nacho Scocco anotaron el quinto y sexto, para una paliza inolvidable.

En el encuentro, River no lució su ropa tradicional sino que utilizó uno de sus uniformes alternativos, la indumentaria bordó, diseñada en homenaje a los 70 años que se cumplieron de la tragedia aérea en la que fallecieron los jugadores del Torino de Italia.

Compruebe también

Boca le ofreció a Luis Scola jugar en el club tras su gran Mundial

El capitán argentino fue uno de los jugadores más destacados del torneo y no tiene …

Messi fue dado de alta y estará en el debut del Barcelona en la Champions League

El argentino se recuperó de su lesión y fue convocado este lunes para enfrentar al …

Dejanos tu comentario